Cuaderno de bitácora

Uno se siente marinero más veces de las que puede serlo. Lástima no tener una mujer esperándome en la vieja casa gris junto al Castillo de Pendennis.


Voy a robarle hojas en blanco
a las noches que paso contigo
hasta que este cuaderno sea
el calco de las sábanas
que no podemos compartir.


Estoy ausente por un par de buenas razones. La primera son los exámenes de septiembre y la segunda la imposibilidad de conectarme tanto como quisiera a internet. Ruego acepten mis disculpas.

El Inútil, comentarista de este poema, hace una reflexión sobre éste al final de una amarga perorata fruto de la depresión postvacacional:
Y que aparte de esto, la “quintilla” no está nada mal, pero el último verso, creo, deberías cambiarlo porque independientemente de lo que diga no suena bien.

Tras releer el poema, y a pesar de seguir contento con él, creo que tal vez algún otro verbo podría sustituir mejor a "compartir" en ese final. Se me ocurren navegar o recorrer... ¿alguien da más?

No hay comentarios:

Corrección

Es voluntad de este blog no contribuir a la decadencia del idioma, así que si alguno de los asistentes encuentra una falta de ortografía o incorrección en los textos, por favor que hable ahora y no calle para siempre. Llámenme la atención en las correspondientes entradas.

Gracias por su visita