Subjeto

La literatura es un juego. El "intríngulis" de la cuestión es que ese juego nos lleve a algún sitio.

Creo que cuanto estoy feliz, las uñas me crecen con más fuerza.[1][2][3][4][5]

[1] Suponemos que el sujeto* es feliz y no se le rompen las uñas.
[2] Suponemos que el sujeto* es infeliz y se le han roto una o varias uñas.
[3] Suponemos que el sujeto* se estaba cortando las uñas y una le ha saltado a un ojo.
[4] Suponemos que el sujeto* es feliz y busca cosas que hayan cambiado en su vida por ese hecho.
[5] Suponemos que el sujeto* es infeliz y busca cosas que hayan cambiado en su vida por ese hecho.
....
[*] Mejor supongamos que el sujeto ha muerto.


Y eso es lo más difícil. Que te lleve a algún sitio.

2 comentarios:

Lucinda dijo...

Christian, mándame un mail a luci.funk@gmail.com y hablamos de lo de tu colectivo literario.

¡Besines!

aralia* dijo...

Pero nunca nos olvidemos de que es mentira que a los muertos les crecen las uñas.

Un beso*

Corrección

Es voluntad de este blog no contribuir a la decadencia del idioma, así que si alguno de los asistentes encuentra una falta de ortografía o incorrección en los textos, por favor que hable ahora y no calle para siempre. Llámenme la atención en las correspondientes entradas.

Gracias por su visita